El mercado de la vivienda prepara la remontada tras el parón que le provocó la crisis del covid-19. Al menos, esa es la previsión que manejan el sector inmobiliario.

Uno de los últimos estudios llega de la mano de la consultora Laborde Marcet, que ha asegurado durante una presentación, organizada junto con el despacho jurídico CIM Tax & Legal, que los activos residenciales, junto con los ligados al comercio, serán los primeros en salir de la crisis gracias a factores como la reactivación del consumo y la vuelta del turismo. Unas previsiones que se enmarcan en la esperanza de una pronta mejora económica y los avances en el mercado de vacunación. En cambio, aplaza la recuperación de los hoteles y las oficinas a 2022.

“La prioridad de gran parte de los inversores es minimizar el riesgo y apostar por los activos más estables con una rentabilidad de entre el 3% y el 6% sin contar con el efecto del apalancamiento financiero, que puede elevar dicha rentabilidad hasta el 8,5%”, explican des de la consultora. Y añaden que los segmentos residenciales y ‘retail’ son los que van “a registrar una mayor demanda en los próximos meses“.

La firma recuerda que en los últimos meses, y tras el ajuste de precios que ha vivido en general el sector inmobiliario, los inversores se están encontrando con muchas oportunidades de compra, lo que les permite obtener buenos rendimientos en un momento de bajos tipos de interés. También insiste en que los ‘family offices’, los inversores privados y los fondos de inversión están rastreando el mercado para comprar activos bien situados y a precios más competitivos. 

Desde hace meses, Laborde Marcet sostiene que la vivienda y los locales comerciales situados en zonas ‘prime’ son los activos inmobiliarios de refugio para invertir en España, y que la logística sigue siendo la apuesta a futuro más segura, gracias al auge del comercio electrónico de los últimos años y al impulso que le ha proporcionado la pandemia sanitaria. 

En el caso de la vivienda, muchos estudios manejan buenas perspectivas en lo que resta de año. La consultora CBRE, por ejemplo, asegura que los inmuebles residenciales en alquiler, junto con los activos de ‘retail’, han logrado aumentar sus valoraciones en los primeros meses del año, mientras que la red inmobiliaria Remax prevé un incremento de la demanda de vivienda que vendrá impulsada principalmente por los compradores extranjeros

También manejan un escenario positivo algunas firmas internacionales como DWS, la gestora de Deutsche Bank, que afirma que la vivienda será el motor de la recuperación inmobiliaria europea, sobre todo en países como España. En un informe publicado a finales del primer trimestre, la compañía afirmó que la vivienda será el activo más rentable hasta 2025 tanto en Madrid como Barcelona, aunque alertaba de que los mayores rendimientos estarán en ciudades secundarias como Getafe y Badalona, gracias al crecimiento de la población, unos alquileres más asequibles y las buenas conexiones con los grandes núcleos urbanos.

Fuente: Idealista.